La Trova Cubana fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación

¡Cuéntale a los demás!

Eduardo Parra Istúriz

(RCA – 05/12/2022) La Trova Cubana ha recibido este domingo una distinción al ser declarada Patrimonio Cultural de la Nación, mérito plenamente merecido, dado que es una expresi{on musical presente en el país desde el Siglo XIX, y contando.

UNA ACLARACIÓN NECESARIA: La expresión declarada Patrimonio Cultural de la Nación es la trova cubana, en general, y no sólo la nueva trova, como dieron a entender algunos medios, incluso cubanos, que confundieron estas expresiones, suponemos que debido a la fecha y el lugar escogidos. Nosotros, guiados por estos medios, también incurrimos en el error que ahora intentamos corregir. Esperamos sepan disculparnos.

Son representantes de la trova tradicional artistas como Sindo Garay, su maestro Pepe Sánchez (autor del primer bolero conocido), José Vivanco Sánchez (considerado el primer autor de canción de trova en Cuba), María Teresa Vera, Lorenzo Hierrezuelo (Compay primo), Francisco Repilado (Compay segundo) o el mismísimo Miguel Matamoros.

Para celebrar este acontecimiento se realizó un concierto al que asistieron trovadores como Eduardo Sosa, Marta Campos o la invitada especial de Argentina, Paula Ferré.

Marta Campos

La denominación fue otorgada en un acto abierto en el parque central Carlos Manuel de Céspedes de Manzanillo (donde se inició el movimiento de la Nueva Trova Cubana), con la presencia de un nutrido público, artistas y personalidades de la trova, lo mismo que autoridades culturales del país, como el viceministro de Cultura de Cuba, Fernando León Jacomino.

El otorgamiento de esta distinción involucra al Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y muy especialmente a la Comisión para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, que mantiene el contacto con la Unesco.

Jacomino planteó que se procura contribuir a la “sostenibilidad, viabilidad y visibilidad de esta importante expresión cultural que ha trascendido el tiempo y el espacio”

Trova en todas partes

La trova cubana nació en Santiago de Cuba, al oriente de la isla. Se calcula su aparición a mediados del Siglo XIX; es decir, al menos 40 años antes de la independencia del país, lo cual es una clave para comprender el arraigo de este género en la formación de una identidad nacional.

Lentamente, la trova se fue popularizando y desplazando por todo el territorio, gracias a las hermosas canciones de artistas como los mencionados anteriormente, quienes dejaron un legado invaluable. En los años 30 y 40 del siglo pasado, muchas de estas canciones y artistas vieron crecer su popularidad gracias a la presencia de las grabaciones fonográficas y la ermanente invitación por parte del cine mexicano.

En los años ’60, inspirados por la Revolución Cubana y el Mayo Francés, entre otros eventos, aparecieron no pocos movimientos artísticos similares a la Nueva Trova Cubana en varios países del continente, y también en Europa, que dieron al mundo cantores como Serrat, Mercedes Sosa o Alí Primera.

A Venezuela llegaron las canciones de Silvio y Pablo a través de la cantante Soledad Bravo, y en Chile, país tomado por la dictadura de Pinochet, las obras de los cubanos se transmitían de mano en mano mediante cassetes clandestino que se escuchaban a muy bajo volumen, para no despertar monstruos.

Es así, mano a mano, boca a boca, como el legado de la trova cubana ha trascendido las fronteras y llevado el mensaje de un mundo posible a todos los rincones del continente. No es de sorprender que existan organizaciones como La Tropa Cósmica, Silviófilos o Segundaciteros, organizaciones de seguidores de la trova que se transmiten y comparten ideas y materiales por todo el mundo.

Por qué Nueva Trova

Como hemos dicho, la trova cubana es muy antigua, pero tras el triunfo de la Revolución Cubana apareció una forma distinta de entender este género, llevándola a un proceso de revisión y renovación.

De izq. a der: Noel Nicola, Pablo MIlanés y Silvio Rodríguez

Es en 1968, en un concierto en Casa de las Américas (La Habana), que Noel Nicola, Pablo Milanés y Silvio Rodríguez plantan una semilla que luego se concretaría el 1ro de diciembre de 1972, cuando ellos mismos fundan el Movimiento de la Nueva Trova Cubana, junto a otros trovadores como Vicente Feliú o Sara González.

En su momento, contaron con el apoyo de Haydée Santamaría, directora de Casa de las Américas, y del entonces presidente del Instituto de Cine (ICAIC), Alfredo Guevara. El único sobreviviente de los fundadores es Silvio Rodríguez, quien cuenta 76 años. Entre 2021 y este año hemos perdido a Vicente Feliú y Pablo Milanés.

Futuro promisor

No obstante, la Nueva Trova ha crecido y ha dejado huella en la juventud del continente. Más adelante surgieron trovadores que se sumaron al movimiento, tales como Santiago Feliú, Carlos Varela, Pepe Ordás, Frank Delgado, Marta Campos o Amaury Pérez.

Leonardo García

Más recientemente han contiuado la saga Mauricio Figueiral, Ray Fernández, Ariel Díaz, Adrián Berazaín, Aurora Feliú y un sinnúmero de estupendos cantautores, cuyo compromiso con este género es indudable.

Leonardo García, de La Trovuntivitis, planteó: “Tendremos que ser consecuentes con ello, tanto los trovadores desde la sinceridad más íntima con su guitarra, como las instituciones culturales que la respaldan. Por el bien de la humanidad”.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *