Una efeméride Sonera

¡Cuéntale a los demás!

Pasa el tiempo y la memoria no se detiene sobre todo cuando se trata de la preservación y la reivindicación de nuestros pasos, de los pasos venezolanos en cualquier ámbito y en cualquier lugar del mundo.

Y fueron pasos venezolanos los que se dieron hace exactamente 46 años cuando en la famosa facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela se dio aquella inolvidable conferencia “Son, Montuno y Guaguancó, y el fenómeno de la Salsa” que puso en la palestra un universo de información para intentar comprender el fenómeno Salsa y también para lanzar al aire a “Los Pures”, es decir al Sonero Clásico del Caribe, integrado por venezolanos soneros que se batieron defendiendo una sonoridad que inicialmente fue cubana y luego caribeña por completo. Gracias Santiago de Cuba, por tanto.

Todo aquello lo organizó con sapiencia el arquitecto (Facultad de Arquitectura, recuerden) Domingo Álvarez, nuestro respetado Flaco Álvarez, a quien le inquietaba la poca información y formación en torno a la Salsa y su génesis. Fue el Flaco Álvarez quien buscó a esos músicos, ya mayorcitos y genuinos cultores del Son Montuno.

Esos Pures debutaron ante aquella multitud para que naciera ese día el Sonero Clásico del Caribe, con «Pan con Queso» Carlos Emilio Landaeta en función de dirección, acompañado de otros pures igualmente bien formados, como el Alacrán Alejandro Tovar, Johnny Pérez, el inolvidable José Rosario Soto, Pedro Aranda , Agustín León ‘Pichín’ y José Castro. Ya con el tiempo vendrían otras incorporaciones e historias.

Acá no se trata de una simple efeméride. No. Se trata de la capacidad y nobleza de unos músicos y un conferencista e investigador que le dieron al Son cubano su lugar de referencia como pilar de la Salsa, que no fue el único pilar, pero fue, sin duda el mas importante.

Esa es la clave. La real.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *