Falleció la cantante Gal Costa

¡Cuéntale a los demás!

EFE

(09/11/2022) La cantante bahiana Gal Costa, una de las voces más emblemáticas de la música brasileña, murió este miércoles por la mañana. La información fue confirmada por los agentes de prensa de la artista.

 (Fuente: EFE)
. Imagen: EFE

Costa, conocida como la Musa del Tropicalismo, pasó por una cirugía reciente para la extirpación de un nódulo en la nariz que le hizo suspender la gira que le iba a llevar a Europa en la recta final de este año. Por el momento no se informaron las causas de su fallecimiento.

Uno de los primeros en reaccionar fue Gilberto Gil, uno de sus compañeros a lo largo de toda su carrera y quien estuvo con ella, junto con Caetano Veloso y Bethânia, en el grupo Doces Bárbaros: «Muy triste e impactado con la muerte de mi hermana Gal Costa».

La voz del tropicalismo

Nacida en Salvador de Bahía como Maria da Graça Costa Penna Burgos, Costa es la autora de un nutrido repertorio basado en el samba, la bossa nova y las canciones románticas. Compartió escenarios y grabaciones con los más destacados artistas brasileños.

Con Doces Barbaros

Fue una de las máximas exponentes del movimiento tropicalista brasileño, al que también pertenecen históricos como Caetano Veloso, Gilberto Gil y Maria Bethania. Tenía poco más de 20 años cuando participó en el álbum «Tropicália: ou Panis et Circensis», piedra fundamental del movimiento.

Desde entonces, su voz se volvió cada vez más popular con canciones como Modinha para Gabriela, Folhetim de Chico Buarque y Paula e Bebeto de Milton Nascimento y Caetano.

Gal Costa y la dictadura brasileña

Con una presencia inigualable y una voz única, Costa es banda sonora de la historia de Brasil y forma parte de una generación única que fundó los pilares de la Música Popular Brasileña (MPB).

Desarrolló su carrera musical durante más de 50 años y enfrentó el conservadurismo de la dictadura militar (1964-1985). En un país amordazado por el régimen, Costa usó su voz para romper moldes, mientras que Gil y Veloso estaban en el exilio.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *