Diego Silva Silva obtuvo premio de composición en China

¡Cuéntale a los demás!

Eduardo Parra Istúriz

(RCA – 03/01/2023) El maestro e investigador de la música Diego Silva Silva obtuvo el tercer lugar en el 1er Concurso Internacional de Composición Foshan 2022 en China (1st Foshan Composers Contest), con el tema Jazzing with the dragon (Jazzeando con el dragón) convirtiéndose en el único compositor extranjero en ocupar uno de los tres lugares que reciben premiación.

La hazaña no es menor: se trató de un concurso que procuraba exaltar los elementos clave de la cultura de la ciudad de Foshan y no se separó a los concursantes chinos de los extranjeros. Entre las exigencias contenidas en las bases se cuenta el usar instrumentos musicales chinos e integrarlos a los occidentales.

Trabajar musicalmente sobre motivos propios de China y específicamente de Foshan, es sumamente complicado y pone en una ventaja enorme a los autores chinos. Para hacernos una idea, bastará invertir la situación: un concurso de composición de salsa, dedicada a La Habana, Cali o Ponce, en el que autores holandeses, chinos o árabes deban medirse a los caribeños.

En este caso 10 temas llegaron a ser finalistas y siete fueron de autores chinos. Los otros dos extranjeros fueron un argentino y un checo. Ni África, Estados Unidos o Europa occidental lograron figurar.

Es en esta difícil tarea en la que triunfan el talento y la experticia del maestro Diego Silva Silva, con quien conversamos en torno a este premio, que no es el primero que obtiene en ámbitos internacionales: en 2004 obtuvo el primer y único Premio de Composición de Casa de las Américas con Custodias de la luz.

Un concurso realmente complicado

Durante la conversación con el maestro, éste nos comentaba que se sentía muy satisfecho de este logro: “Es tremendo haber alcanzado este espacio en China, con instrumentos y música de China, y concursando con chinos. Fui el único occidental del cuadro de honor final, y lo logré apelando a mis conocimientos, pero también a mis instintos”, dice.

“Es difícil, desde la cultura occidental, abordar todo un universo cultural tan distinto. Cuando compito con la cultura hermética, ajena, de China, percibí mi desventaja y eso me llevó a atreverme a escribir suelto, buscando mi vena jazzística y en cierto modo siendo más genuino en esta obra, y la vida premió mi sinceridad”, complementa.

Sheng chino

Diego Silva ya tiene una obra que aborda culturas ajenas: Media luna y las siete estrellas, que se dedicó a los países fundadores de la Opep (Organizacion de Países Exportadores de Petróleo), ocasión en la que debió transfigurarse para conquistar musicalmente al mundo árabe, sin abandonar el toque venezolano.

“En esta ocasión se me exigió usar instrumentos tradicionales chinos: yo seleccioné 6 (dizzi, gusheng, sheng, pipa, erhu, y percusión china (tres instrumentistas); así como una parte de instrumentos occidentales, yo seleccioné ocho (violín, viola, cello, contrabajo, trompeta, corno, trombón y piano) para completar una orquesta de 16 miembros”.

“Todos los compositores que concursamos tuvimos que estudiar organológicamente lo que ibamos a hacer, pero el sheng me sacó de mi compostura; se toca como la armónica, dando diferentes notas según si soplas hacia adentro o hacia afuera, y también generando sonidos adicionales que los músicos llamamos armónicos. Tiene cañas de bambú y se usa agua caliente para afinarlo”, cuenta emocionado.

Diego Silva, universal como el Caribe

Aunque el maestro no es un artista famoso entre las masas populares, sí es uno de los más destacados investigadores y compositores venezolanos, además de un excelente guitarrista. Ha obtenido tres veces el Premio Nacional de Composición Bienal Antonio Lauro.

Su trabajo no se limita a la composición, sino que también se ha destacado en la misión de integrar los instrumentos populares y étnicos a la música académica. Aparece en la discografía de cantantes muy reconocidos por su compromiso social, como Alí Primera, Cecilia Todd o el nicaragüense Carlos Mejía Godoy. Es autor de libros como El pentagrama y la espada.

Lamentablemente no cuenta con todo el respeto y la atención que merece: recientemente nos sumamos a una campaña iniciada por Lil Rodríguez para lograr que se asignara un Fiscal con competencia nacional a fin de ayudarlo a resolver un problema de acoso de larga data y que resultó recientemente en una lesión en su mano izquierda, asunto al que planifica destinar su premio en metálico.

“Soy un hombre del Caribe y eso implica muchas cosas, porque a nuestras costas llegó todo y desde todas partes; por eso creo que uno, el caribeño, no puede tener un solo color, y no me cuesta integrarme a los elementos de otra cultura. Los orientales lo tienen más complicado para acercarse a nosotros pero creo que este concurso es un paso importante en esa dirección”.

Los 10 temas finalistas fueron presentados en un concierto el 31 de diciembre de 2022, interpretado por una orquesta integrada por músicos chinos. Al respecto, Diego Silva plantea: “Los músicos chinos son excelentes y, aunque no lograron transmitir exactamente mi intención por carecer del swing latino, hicieron un excelente trabajo”.

Con ese excelente trabajo los dejamos, para que puedan escuchar la obra con la que Silva Silva ha puesto el nombre de Venezuela en un sitial de honor. Con ustedes: Jazzing with the dragon.

2 Comments

  1. […] Silva Silva participó en el 1er Concurso Internacional de Composición Foshan 2022 en China (62 piezas de 25 países) con su obra Jazzeando con el Dragón, utilizando instrumentos chinos y occidentales para homenajear a la ciudad de Foshan. Sorprendente y fresca, la comparto en este enlace. […]

  2. […] Silva Silva participó en el 1er Concurso Internacional de Composición Foshan 2022 en China (62 piezas de 25 países) con su obra Jazzeando con el Dragón, utilizando instrumentos chinos y occidentales para homenajear a la ciudad de Foshan. Sorprendente y fresca, la comparto en este enlace. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *