Daniel Santos

¡Cuéntale a los demás!

Daniel Santos, el Jefe, el Inquieto Anacobero

Santurce, Puerto Rico 05/02/1916 / Ocala, Florida, 27/11/1992.

Cantante y compositor puertorriqueño conocido como El Inquieto Anacobero y El Jefe, Daniel Doroteo de los Santos Betancourt está considerado el intérprete puertorriqueño de canciones latinoamericanas más importante del Siglo XX. Triunfó en toda Latinoamérica junto a agrupaciones legendarias como el Cuarteto de Pedro Flores y la Sonora Matancera.

Según su biógrafo, Josean Ramos, Santos no celebraba su cumpleaños el 5 de febrero, y nunca hizo fiestas en esa fecha, sino el 6 de junio, fecha que aparece en todos sus documentos.

Fueron sus padres Don Rosendo de los Santos, carpintero; y María Betancur, costurera. De niño trabajó como limpiabotas por necesidad.

Emigró con su familia a Nueva York al final de los años ‘20. Con 14 años comenzó a cantar en fiestas con diversas formaciones musicales.

Con Pedro Flores comienza lo grande

En 1930 se unió al Trío Lírico, que actuaba en el bar Los Chilenos, y también cantaba en el Borinquen Social Club y el Cuban Casino, donde en 1938 conoció a Pedro Flores, quien le reclutó para su grupo El Cuarteto Flores.

En 1940 alcanzó la fama con temas del maestro Flores (Irresistible, El último adiós, Prisionero del mar). Llegada la 2da Guerra Mundial, los boricuas son reclutados, lo que inspiró el exitoso tema Despedida, también de Flores.

Tras la guerra, se acercó al independentista Partido Nacionalista de Puerto Rico, de Don Pedro Albizu Campos. Grabó junto a Pedro Ortíz Dávila “Davilita” un disco nacionalista con temas de protesta en la orquesta Patriotas de Puerto Rico, lo que le valió la persecución del FBI y el Departamento de Estado, obligándolo a emigrar.

Cuba y la Sonora Matancera

En 1946, en Cuba, y por la mediación de Bobby Capó con el dueño de la emisora de radio RHC, es contratado para el programa Bodas de Plata Partagás; aumentando su fama en la isla, donde ya era conocido como el Anacobero.

Radio Progreso lo emplea como vocalista del conjunto La Sonora Matancera, que sería el grupo musical latino más famoso y escuchado de toda Hispanoamérica.

Santos cantó con la Sonora Matancera temas como Dos Gardenias, Obsesión y Noche de Ronda. En los años ‘50 firmaron con la cadena CMQ, la más importante de Cuba.

En 1957 compuso en honor a Fidel Castro, la canción Sierra Maestra, que posteriormente se convertiría en himno de la revolución, aunque dejó Cuba para siempre poco después del triunfo barbudo.

Periplo latinoamericano

Daniel Santos recorrió toda Latinoamérica y el Caribe, y grabó discos prácticamente en cada país que visitó, alcanzando más de 300 álbumes y cerca de 2500 canciones.

La fama y la fortuna alcanzada lo desbordaron y fue conocida su vida desordenada y su tendencia a los placeres, licor, prostitutas y reyertas callejeras, lo que lo llevó a estar encarcelado en varios países.

Se casó 12 veces y vivió sus últimos años en Ocala, Florida, junto a su última esposa, Ana Rivera.

Murió el 27 de noviembre de 1992 (76 años), de un ataque cardíaco. Sus restos reposan en el cementerio Santa María Magdalena de Pazzis del Viejo San Juan.

Gabriel García Márquez lo menciona en Relato de un náufrago y en varios textos periodísticos. Su vida es base de la novela Vengo a decirle adiós a los muchachos, de Josean Ramos. Inspiró los libros La importancia de llamarse Daniel Santos (Luis Rafael Sánchez), y El Inquieto Anacobero (Héctor Mujica).

GALARDONES:

A pesar de sus enormes éxitos, fue vetado en muchos espacios por su simpatía con la Cuba revolucionaria. No se registran galardones como discos de oro o platino, ni nominaciones al Grammy. Sin embargo su éxito es inobjetable.

Toda Latinoamérica lo recuerda y venera. Ese ha sido su máximo galardón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *